Gastos de envío gratis a partir de 50€ en península

herpes zoster

Herpes zoster: qué es, síntomas y tratamiento

¿Sientes picazón, sensación molesta u hormigueo en la piel? Seguramente padezcas una infección vírica conocida como herpes zoster. Te contamos qué es, cuáles son sus síntomas y qué tipo de tratamiento puedes llevar a cabo para paliar esta enfermedad. ¡Sigue leyendo!

¿Qué es el herpes zoster y por qué sale?

El herpes zoster también conocido como culebrilla, es una enfermedad que se produce a consecuencia de la reactivación del virus varicela zóster, que se suele alojar en nuestro cuerpo una vez pasamos la varicela, generando un sarpullido en la piel que posteriormente se convierte en ampollas y que aunque no es grave, resulta bastante molesto para la persona que lo padece.

Además, no está catalogada como enfermedad infecciosa y por tanto, no se puede contagiar. Pero, si eres de esas personas que aún no han pasado la varicela, ten mucho cuidado, pues puedes llegar a contraerla de una persona que sí que tenga la culebrilla y desarrollar el herpes más adelante.

De entre las personas que tienen más riesgo de padecer la enfermedad, se destaca a las personas mayores de 60 años, aunque si eres una persona que ha pasado la varicela, la probabilidad de que el virus se pueda reactivar y padezcas la enfermedad también es mayor. También, personas que padecen cualquier tipo de enfermedad que afecte al sistema inmunitario y pacientes oncológicos que estén recibiendo un tratamiento paliativo.

Síntomas del herpes zóster

Como toda enfermedad, el herpes zóster también tiene sus síntomas que pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo y que variarán en función de la persona y la edad con la que se padezca. Los síntomas del herpes zóster son menos graves en los niños que en los adultos.

  • Ardor, dolor punzante o picazón por la zona perjudicada.
  • Sarpullido en la zona enrojecida de la piel, que posteriormente se convertirá en ampollas.
  • Costras amarillentas que se forman cuando las ampollas se secan.

Algunas personas, también pueden tener fiebre, inflamación de los ganglios linfáticos, malestar de estómago, dolor de cabeza, dolores musculares o cansancio entre otros.

Tras pasar la enfermedad, pueden quedar cicatrices o hiperpigmentación en la piel y en ocasiones, algunas personas, en especial las de edad avanzada, continúan teniendo dolor crónico en la zona afectada (neuralgia posherpética).

Además, como se ha comentado anteriormente, no es una enfermedad grave, pero puede tener complicaciones como la aparición de neumonía, miocarditis, afectación del riñón, del hígado, páncreas, pérdida de audición, parálisis facial, inflamación del cerebro y en casos fulminantes, la muerte.

¿Cómo se puede curar el herpes zóster?

Llevar a cabo un tratamiento temprano es muy importante para reducir tanto la gravedad como la duración del herpes zoster, que suele ser entre 2 y 6 semanas aproximadamente. Aunque la vacunación es a día de hoy la opción más efectiva para prevenir el herpes zóster, con paciencia y tiempo, el virus del herpes zóster es una enfermedad que se suele curar por sí sola.

Pero el uso de algunos fármacos antivirales como aciclovir, famciclovir o valaciclovir, pueden hacer que la duración y gravedad del virus se vean reducidos. Además, se recomienda el uso de antisépticos para evitar la infección de las lesiones producidas en la piel.

Como recomendación para aliviar los picores, aplica paños fríos y húmedos sobre la piel afectada y hazte baños de avena, ¡te calmarán!

Cómo evitar el contagio del herpes zoster

Si actualmente estás pasando por la enfermedad y a penas tienes contacto con otras personas por el miedo a contagiar, toma nota de estos consejos que te dejamos a continuación. Te ayudarán a llevar la afección de una manera mucho más llevadera.

  • Ten las ampollas cubiertas en todo momento y evita el contacto con personas de alt0 riesgo como por ejemplo embarazadas, mientras las ampollas de la piel estén abiertas y supuren.
  • Evita rascar las zonas afectadas para frenar la aparición de infecciones.
  • Evita la exposición al sol, al menos hasta que las heridas desaparezcan.
  • Mantén limpia la zona afectada.
  • Consulta con tu médico de cabecera sobre las vacunas disponibles para prevenir la enfermedad.

En definitiva, el herpes zóster es una enfermedad no grave pero sí dolorosa. En Farmacia El Laurel de Mirasierra dispensamos todo tipo de medicamento antiviral y además, ofrecemos asesoramiento sobre cómo aliviar los síntomas y prevenir posibles complicaciones. Si tienes alguno de los síntomas mencionados anteriormente, no dudes en ponerte en contacto con tu médico o farmacia de confianza. Una detención a tiempo, siempre es mejor.

 

 

Compartir el artículo

Contacta con nosotros

Si tienes alguna duda, necesitas opinión profesional o una recomendación farmacéutica, no dudes en ponerte en contacto con nosotros y estaremos encantados de poder ayudarte